Si te metes con el toro: Arturo Gilio recibe fuerte cornada en su debut en Madrid


Una grave cornada sufrida hoy por el novillero mexicano Arturo Gilio, al que el quinto de la tarde atravesó la pantorrilla izquierda, obligó a abrir la enfermería de Las Ventas por segunda tarde consecutiva en el inicio de la feria de San Isidro, tras el percance de Álvaro Lorenzo el domingo.

El novillero americano había demostrado hasta entonces un buen asimilado oficio ante dos de los novillos de un encierro de Los Maños que como máxima virtud reseñable tuvo la de su noble movilidad, solo que sin emplearse con verdadero celo tras las telas.

En concreto, el segundo, al que Gilio recibió ya con el capote a la espalda, no dejó de repetir unas embestidas desclasadas que el mexicano supo administrar con acierto técnico pero también con escaso eco en unos tendidos que, como es costumbre en todos los días de primeros de semana de San Isidro, se muestran siempre fríos y distantes con lo que pasa sobre la arena.

En cuanto a su actuación, Arturo salió a torear el segundo, “Cobrador”, astado cárdeno de 495 kilos, al cual recibió por gaoneras, remató con una media y lo llevo a la vara. La muleta se la dejó bien puesta en cada derechazo, logrando llevar al astado al lucimiento; tandas de ambas manos ante un ejemplar que mostraba casta. Gran actuación del mexicano que terminó esta faena con ajustadas bernardinas, leve petición de oreja, aunque mereció el trofeo.

Para el segundo, “Tostadino”, también toro cárdeno de 519 kilos, al cual arrancó faena de rodillas, pero dobló y desistió. Firmó excelente tanda de derechazos, largos y templados ante un novillo de gran movilidad. Después sobrevino el percance. Gran faena del lagunero, las dos, que merecieron más, sin duda dejó grata impresión en Las Ventas y no se descarta reciba otra oportunidad en un futuro.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.